Blogia
INSURRECCIÓN PERMANENTE

Hojas_Sueltas

Mandala

Hemos roto los atávicos rumbos
Que nos convertían
En números cosas nombres rostros
Sueños esperanzas crucifixiones.

Hemos quebrado el espejo de sus ojos
Ya no somos ellos
Ni ellas nosotros,

Hemos cortado el cordón que unía
Nuestros caminos,
Palabras,
Vestiduras,
Ya nada nos acerca
Nos hemos dividido,

Hemos de volver al mismo centro
Del que la vida brota
Al punto en que el calor recobra
Vida.

Hemos abierto y cerrado el círculo
Ya es hora de regresar.

Cisnes, agosto 27 del 2005
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Hoy, 04 de agosto

Hoy
Cuando el pueblo despide a uno de los iniciados
Te escribo
Pensando que tal vez sea la última nota
Que salga a tu encuentro
Cuando desfilan tras el cofre de roble tapizado
La columna de lágrimas
De amigos
Viejos amigos
Fundacionales
De estas pellejerías y esta alegre nostalgia
Se miran sin decir palabra
Pensando
Quién será el siguiente
En dejarles
Sin la mano tibia acompañando el mate de la tarde
Sin la sonrisa durante las veladas
Cuando era prohibido por Ley
Beber más de algo que no fuera chicha de calafate.
Hoy
Cuando uno de nosotros se ha marchado
Hacia el silencio
Hacia la nada
Te escribo
Para que no pienses que te abandonamos
Tierra nuestra de cada día.

Agosto 04 del 2005

“Don Damián Paredes se ha ido al descanso eterno”

Invierno

Invierno

Como extraviado deambulo por estas desiertas calles cubiertas de perlas
Cubiertas de flores imaginarias
De escarcha y retorcida madera
Que no sólo el viento doblegó con su furia
Sino que al igual que las rocas de la playa
Eternamente vieron sus cuerpos
Golpeados por las olas
Cada día
Cada noche,
Sin poder encontrarte para acariciar dulcemente tu rostro
Y tus manos poderosas
Deslizar suavemente por las adoloridas mías

Siento el peso del mundo sobre mis hombros
Como si ellos algún día se pusieran estos bototos que calzo
Como si abotonaran sus camisas rumbo al trabajo
Y ajustaran sus tirantes
Para que los pantalones no rocen el barro de estas calles
Húmedas
Por la angustia de los viajantes
Por la tristeza de algunas madres
Por las eternas errantes de los ciclos
Naturales de la vida.

Vago entre medio de esta gente que me abraza con sus miradas
Que me arrulla con sus palabras duras y sus sonrisas
Que me adopta como mis padres 32 años atrás
Que me hace enfadar cuando hierran la expectativa
Pero que finalmente saben que mi pasaje siempre fue de ida y regreso
A esta tierra o a otra
Tantas veces he de ir
Tanta he de volver
A buscar lo que deje olvidado
Entre estas desiertas calles
Tu abrazo
Tu dulce mano.

Julio 20 del 2005

Río Claro

Río Claro, abrazados

Desde el Umbral oscuro
Al que la vida arrastró mis huesos
Te recuerdo
Y veo algo más que un parto rudo
Veo un prado verde en el suelo
Y no fierro ni vidrios
Menos aun plástico o aluminio
Son tejas de la misma arcilla
Que coronaba de amarillos pétalos
De Aromo
Tu transitar golpeado por la vida
Y la tierra de los abuelos,
La de los rieles y puentes
Como Álamos en las orillas del camino…
Así
Te recuerdo
Sonriendo a pesar de la inminencia,
Los apuros de la muerte,
Silenciosa vigía en los rincones
De la noche,
Intentando raptarnos
Tras cada pestañada
O después
De una mínima despedida…

Cisnes, julio 19 del 2005

Patricia

Patricia

Estamos plácidamente
Tendidos sobre la playa
Con el sol entibiando
El dulce beso del crepúsculo
Poco antes del regreso
A continuar con el viejo dilema
Del poder
Versus
El verdadero amor La Pasión
Y nos cubrimos
Con el negro manto del silencio
Y el grito desesperado
De la carne,
Así mantenemos viva la tormenta
De nuestras vidas
Y sus contradicciones…
Así plácidamente
Caminando
Como la Alfonsina
En la búsqueda del mar…

Julio 12 del 2005

Patricia

Patricia

Estamos plácidamente
Tendidos sobre la playa
Con el sol entibiando
El dulce beso del crepúsculo
Poco antes del regreso
A continuar con el viejo dilema
Del poder
Versus
El verdadero amor La Pasión
Y nos cubrimos
Con el negro manto del silencio
Y el grito desesperado
De la carne,
Así mantenemos viva la tormenta
De nuestras vidas
Y sus contradicciones…
Así plácidamente
Caminando
Como la Alfonsina
En la búsqueda del mar…

Julio 12 del 2005

A mis pequeños compañeros de viaje, Luciano y Martín

A mis pequeños compañeros de viaje, Luciano y Martín

Puedo romper el segundo
Que separa nuestros silencios,
Puedo quebrar de un solo zarpazo
Aquello que alguna vez fue de sangre
Y de muerte
Pero no intentes sacar la careta
Del mundo
Que así no caminaré jamás,
Déjalos engullir sus entrañas
Como en el festín de sus miserias
A cada cual su Dulcinea
Y a cada quien su miseria,
Inocentes del mundo
Resguardaos
De las Víboras
Y los Alacranes,
Vengan de mi mano hacia la selva
El bosque
Los ríos las montañas la foresta
A vivir a sentir
Salvajemente
El sonido del silencio quemándose
En el fatuo fuego
De nuestros ritos
De nuestra secreta alquimia.

Julio-02-2005
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

s/t

Arrastro este cuerpo
Completamente
Desnudo y golpeado,
Serpenteando
Por la cuesta
A orillas del mar,
Sin consuelo
Por la perdida de la
Esperanza.
Una sonrisa ha muerto
Y con ella la luz,
Con ella se ha ido
La felicidad
De ciertos días claros
De algunas
Respuestas no quedan
Sino
Las interrogaciones
Y una “Deshecha Rosa”
Mientras afuera
Sigue la lluvia y
Aquí adentro
Una tormenta.

Sto. Domingo, julio 10- 2005

ISLA

ISLA

Junto a mí las mareas
Las arterias
De calles dibujadas
Sobre el monte,
Junto a mi la
Humedad implacable,
El gris del cielo
Invisible
La llovizna
Como Gaviotas,
Como Cormoranes…

09 julio 2005

Tan lejos tan cerca

Tan lejos tan cerca

Justo sobre la soga que sostiene la vida,
Desde el cuello obviamente,
Se nos nublan los ojos,
Como segados por la ira
Conmovidos por tanto muerto y tanto olvido
Pero no hemos de saltar, desde esta piedra,
Desde este andén
De esta buhardilla
Sólo miramos hacia el pasado
Como avanza sin demora,
Odiando progresos,
Buscando la madera la lana el hilo
El silencio el sendero el descanso y el avance
Nuevamente fresco hacia el pasado,
Hacia el primer estado,
Hacia el único verdadero amable furtivo.
Aparentamos una distancia ficticia
Construida por otros cerca de mí cercándonos
Levantando laberintos.

Sitiándonos en el agujero polvoriento y húmedo
Que la ciudad ha parido, nada
Quiere que salte a la vida el oxigeno
Y permanecemos con una clava en cada mano,
Y con ákel nuestros rostros permanecen enrojecidos
Hasta el viaje último
Después de la trampa
Después del fuego,
Más allá de los lagos los bosques la Lenga
El Mañío,
Más allá de todo eso de afuera
Eso que como nosotros respira
Y nos mantiene vivos.

01 junio 2005

(para Jesús A. Sepúlveda por el “Jardín” y el Invernadero)

Acá...

Acá
El mundo continúa gris
Las miradas de mis vecinos
Eso sí
No pueden cambiar su color
Llevan el escaso sol en sus retinas,
Pero,
Ellos nacen inmunes a toda esta grandeza,
Mientras los nuevos hijos de la tierra
Los allegados
Los que llegamos con nuestras maletas cargadas de melancolía
Y de sueños
Y de besos
Los que voluntariamente dejamos el presente
Para irnos al jardín primitivo
A éste, donde fuimos arrojados
Por la voluntad del deseo
De la vida misma
Para vivir en ella
Y no fuera o contradichos.
Acá el mundo aún seguirá siendo gris
Pero
Nunca será necesario el sol
Si este está convocado a perecer
Bajo la cautiva mirada del resto que transita ciego
Y muere ciego
Cegado por el falso brillo de la luz
Mientras nosotros conservamos el calor
Para proyectarlo y
Cuando sea la hora
Transformarlo en nuestra arma.
Mientras, reposemos,
Repleguémonos en las montañas y los bosques,
Consumiendo la savia de la esperanza,
Para atacar el día anhelado
Con todas las fuerzas de la tierra…
Mientras,
Permanezcamos grises para el mundo
Ocultos para el mundo
Cultivando el paraíso en casa
El mundo nuevo en nuestros corazones.

En algún lugar de la Patagonia
25 febrero 2005

Sólo deseo saludar por los buenos tiempos que nos hemos brindado
Deseo saludar también por las lágrimas que
Quizás
Sigamos lanzando al paisaje
A la nostalgia
A lo nocturno
Al silencio
Solo, deseo saludar por el minuto feliz y afiebrado
En que por primera vez
Se estrellaron tus labios en los míos
La primera vez que nos cubrió “le petit mort”
Amor
Solo, deseo saludar por los buenos tiempos que se nos vienen
En la luz del “pequeño alado del augurio”
Nuestro compromiso.

25 febrero 2005

Un hombre se eleva por sobre el bosque
Un hombre solo
De la soledad más dañina
La del corazón
Un hombre se eleva por sobre la línea del espejo
Frente a sus ojos
Que detenidos observan cada rincón
El lugar
Por donde entrará
Nuevamente la luz
Por sus cristales rotos.
Un hombre que espera el minuto ese
Un hombre que ama la frágil melancolía de los volcanes
Que vuela al encuentro de su alma
Aquella que no está
Que se encuentra lejos
Pero lejos de distancia
Siempre dentro
Siempre dentro
Como si el paso de los tiempos fuesen sólo manos
Por el empañado vidrio de la casa natal.
Un hombre perdido por el impulso de viento este que lo lleva
A pasear un rato
Por los acantilados
Y busca
Siempre
Busca
Una nueva voz para decirle en el oído
A su alma lejana
Estas aquí adentro desde siempre y
Estarás aquí adentro por mucho más

28 febrero 2005

Ni la increíble muda del paisaje
Puede
Se asemeja siquiera
A tu sonrisa que todo lo mueve,
Un caballo pasta tranquilo en la única pradera
Que alcanzo a ver
Doce cisnes volando de regreso a sus nidales
Y aún
Nada
De ti
Es como si alguien hubiese arrancado de raíz tu rostro
De mis sábanas,
Tus manos de mi espalda,
Tu aliento de mis labios
Y sin embargo se
Que ya no sólo ayer sino también mañana
Continuaremos ahogándonos desde nosotros mismos
Para ver surgir
Desde nuestras existencias volcánicas
Un nuevo sol y una nueva alborada…

01 marzo 2005

El Bendito Azar que defiendo...

El bendito azar que defiendo
Se ha arrebatado todo el sonido
Que he llegado a acumular
Se ha llevado las sonrisas y las carcajadas,
La luz de tus ojos
Y el olor del pequeño Martín.
Se que el tiempo robustece los músculos
Que aún sobreviven,
Mas
Será duro intentar sostener
El rostro
Cuando
El pensamiento huyó
Silencioso a tu lado o entre tus dedos
Ahí
Viajando con ustedes se ha ido
Agazapado
Susurrándole al oído limpio del llamado
A la herencia,
Emotiva
Al rostro limpio libre
De todo el oxido que arrastramos

Ahí
Junto a sus manitos que sólo atrapan los sueños
De mi respiración.
Dame el valor para combatir,
Desde estas trincheras que al azar
Tan custodiado ha fabricado
Y date la libertad necesaria
Para cortar los alambres que surgen
En la ruta
Ve y derríbalos
Compañera,
Con tus brazos poderosos
Con la energía de tus ojos lilas,
Así,
Podrás aliviar el pequeño corazón
Del heredero de la “Serpiente Sagrada”
Y los “Ojos de la Pantera”.
Así
Con el poder oculto en tus manos
Arráncale un pétalo al sol
Para cobijarle en silencio
Y al volver
Dame
Todo aquello que nos ha sido prohibido,
Por la vida
Y nuestros errores,
Así
Traerás de regreso
El sonido de tu respiración y la del Amaru
Hacia este rincón opaco
Que el destino custodiado
Ha sorprendido.

12 febrero 2005

Cierto lugar ha regresado por este cuerpo,
Cierta luna,
Cierto viento,
La luz ajada de estos rincones va saltando
Hacia otros campos
Y junto a ellos viajan tu voz y el sol
De mi sur…
Escuché cantar al Martín primero
Por la ventana que alguna vez nos invitó
Al martirio de la distancia
Y le canté yo mismo
Con estas cuerdas mis dedos
Y esta voz el agua
Su canción de cuna
Su viaje hacia otros rumbos…
El descanso tuyo y nuestro
Será el abrazo
Una vez
Tranquila la bahía
Una ve aquietados los océanos
Y las rutas
Que nos distancian…
Canto triste tu nombre
Con el recuerdo
Y combato fuerte a la distimia mía…
Te envío
Simplemente un beso de verano
Y las buenas noches
En el sonido del abrazo
Vida,
Vida,
Vida,
Volaré aún más lejos
Para devolverte a mi sitial
A mi encierro libre
De este oxígeno
Y de esta agua hasta cuando
El viento haga girar y girar
El canto siempre bello
De nuestro Martín primero.

14 febrero 2005

Creí que la luz tan sólo dañaba mis ojos
Pero
Nunca vi más allá.
No vi tus cristales empañados por la distancia esta,
Mi pequeño sol.
Pensé que el silencio era suficiente muro
Para las sucias ventoleras
Que nos azotaron,
Nunca vi más allá.
No vi que tus manos se elevaban de igual forma,
En esas lides.
Soñé con la carne reposando sonriente
Nunca vi más allá,
No vi que solo era mi carne la del reposo,
La del descanso
Junto al hogar siempre abrazado
Con la tonada triste de la lluvia
Rasguñando las ventanas
Suicidándose contra la tierra verde
La que no veré hasta cuando
Sea parte ya de su dolor y su silencio.

12 marzo 2005

Desde el silencio
Aquel extraño sentido del tiempo y el lugar
Te dedico,
Esta flor como una que aún no arranco
Del jardín,
Ese que debemos juntos a Martín cultivar…
Los libros,
Los árboles por plantar son más de aquello
Que combatimos,
Niña-sol
Dulce azul de mis ojos,
Estas manos roídas por los senderos de la vida
Cocinan
Arman
Arreglan
Cortan
Matan
Crean por tu sonrisa…
Lo difícil será volverse para adentro,
Buscando nuevamente el origen,
Aún sabiendo que
La verdad es lo único que nos mueve,
El amor su consecuencia
Y la felicidad
Esa escurridiza gavilla
Que tanto cuesta juntar y sentar en el centro
De la mesa diaria…
Amor
Duro amor nuestro de cada día
Aquí
Nuevamente estamos,
Dibujando los mapas del destino,
Arquitectos del mañana,
Sentados junto al fuego
Y al silencio
Ese extraño sentido del lugar y del tiempo.

13 marzo 2005

Martín Amaru Duerme

Veo y cuento una a una
Las líneas de tu rostro,
Creo vivir el retorno al primer lugar,
Ese espacio
Confundido entre el fuego y la tierra,
Arrullado por la ternura
De los árboles frutales,
Por la lluvia,
Animado a zarpar por la acción del viento.
Uno a uno se adhieren a tu piel lozana,
Hermoso pequeño,
Y una a una las líneas de tu rostro
Se vuelcan a la suma de los elementos.

13 marzo 2005

En mis sueños veo reunirse...

En mis sueños veo reunirse
A las madres solteras en una calle ajada,
Veo cerrar las puertas por mujeres
Que doblan ansiosas sus delantales
Todas caminan por la misma calle
Convidadas a solucionar la angustia de otros
Condenadas al olvido,
Al desprecio de su raza,
Pero de igual forma sonríen
Con los ojos atrapados en la nueva vida
Futura,
En otros que van elevándose
Con ternura
Y rabia
Amor y odio…
Así se juntan y se divierten
Sonríen
Se agolpan en las plazas saturadas
De extraños,
De globos y gritos primeros,
Pero continúan
En silencio
Hilvanando el tejido de la vida,
Así
Van despreocupadas al día que se asoma
Triste,
Vago de insomnios…
Para reunirse todas juntas
El próximo domingo con hijos
Que nunca serán los propios
Y cuentos de otras vidas.

12- diciembre 2004

Entre ovillos de hilo que tal vez
Vistan a los venideros caminantes,
Transeúntes
Me detengo.
Entre estas libretas de notas
Que tal vez serán leídas por los nietos
Me detengo.
Entre estos lápices,
Grabados,
Pinturas,
Papeles de variado origen
Me detengo
Y te miro sentada ahí
En la cúspide de la vida sonriente
Y es ahí
Sólo ahí
Donde las estrellas son simples adornos
En tu cabeza,
Ahí,
Donde el techo oscuro de la duda
Se disipa
Y me desviste
Y te sonríe
Alegremente
Como esperando luego la hora precisa
En que abramos los ojos
Gracias a la noble caricia del
Nuevo día…

11 diciembre 2004

Un cuerpo se eleva con el bosque

Ves un cuerpo elevarse entre el follaje
Y su sonrisa llueve una eternidad
Los brazos avanzan a tu encuentro
Como en la búsqueda,
Frenética,
Así el viento y el ondular del mar,
Así las copas siempreverdes,
Bajo tus pies…
Sólo sigues el sonido del latir
En la tierra hirviente
Donde escapa antes que tu el sudor,
Los ríos y los lagos de sudor,
Te mezclas con la sombra de los pangues,
Y corres con el silbido de las aves,
Cada vez
Que sientes venirse abajo las tranqueras,
La puerta
Del ayer
Y te arrancas de a poco las plumas para
Elevarte aún más
Y lo consigues en la medida que caen con ellas
Tus ropajes
Las cadenas torcidas del miedo,
Al vacío,
Ese que te llama
Mientras la luz cae y tu cuerpo se alza
Estrepitoso entre el follaje.

25 noviembre 2003

Parece que el viento ha cesado
Ya un minuto es un pequeño alivio,
Pero se demora el agua en caer
Desde estos ojos
Desde mi alma
Algo ocurre
Olvidé sacar algo antes de volver a empezar,
El casco,
El torso de hierro
O tal vez los bototos pesan demasiado
En este delicado corazón enano
Y me demoro en la intentona de seguir
Combatiendo el día a día,
El pan de hoy,
El pan de hoy,
Algo ocurre siempre que deseo volver
Dejo prendida la llave del candado
En la misma rama seca del durazno
Del olivo
Queda todo ahí
Esperando que regrese en el sueño y le traiga
A mi silencioso despertar,
Con el pecho pisoteado en la porfía
Y mudos labios que resisten todo sonido agradable,
Ganas tengo
De voltearme como un coigüe y dejarme
Levantar
Por tus manos
Olvidando la consistencia de mis piernas
Y mis pieles
Sin volver a elevar los ojos,
Jamás.

25 noviembre 2003

Escucha
Es sólo que cada vez que siento la complacencia,
La simpleza absurda de la alegría
En las imágenes
En los sonidos
En el recuerdo,
No deseo vivirlos solo…
Sin ti nada se ama más que tu misma
Y resulta que esta noche
Necesito tan sólo
Una mirada,
Una iluminada sonrisa y un beso,
Tu mano tibia junto a mi helado ramillete de huesos
Y de pieles…
La dulce melodía de tu voz arrullante
Y mis oídos enamorados de vuelta a tus labios
Un poco de lluvia en nuestros cabellos
En este paraje que sólo puede ofrecernos
La vida,
Y el amor
Con esa absurda simpleza de las alegrías cotidianas,
Del dormirse y soñar el regreso al mañana
Con hijos y nietos
De vuelta a la infancia
Al correr descalzos por el campo,
Desnudos en el río
Disfrutando cada salto, cada brinco,
Las nuevas mañanas sin tiempo vendrán
A nuestro encuentro
Para vernos juntos y felices
De vivir las absurdas alegrías de la vida cotidiana.

03 noviembre 2003

Todo comienza en los ojos cuando resueltos
Se moldean,
Se acercan,
Se sonríen,
Se auscultan,
Se acercan más y se abrazan
En el abrazo alcanzan los labios
Y se besan
Cada vez con mayor soltura
Y más fuerza,
Se desvisten
Lentamente por la espalda,
Bajan las mangas de sus ropajes
Y los botones saltan,
Se escapan,
Rompen los dientes de cada cierre,
Caen los pantalones y se abrazan
Nuevamente,
Sintiendo el calor de la piel ansiosa,
Recorren los brazos y la línea
Divisoria del pecho,
Besan los hombros y los cuellos,
Alcanzando a morder levemente los tendones,
Bajan por el borde de los cuerpos
Hasta llegar a la cadera izquierda primero
Girando e cuerpo hasta besar el glúteo,
Recorriendo cada centímetro de la piel
Erizada,
El muslo se descubre tibio
Y se doblan las rodillas hasta dejar
Entregado el regalo,
El preciado baúl de los secretos
Y en un segundo se encuentran las manos
Una frente a la otra y se acarician
Sintiendo lo que los ojos resueltos
Comenzaron.

03- noviembre 2003

Pintada
No vacía está mi casa,
Aunque los vasos nada contengan
Bebo
Esta distimia en cada sorbo,
En cada feroz engullida
De pensarme solo y vivirlo
De no poder alcanzarte con la mirada,
Con los dedos y los brazos
Cada noche
Tortuosa
Cada noche que no espero
Y cada mañana que me espanta el sueño
Y aviva el fatuo juego de dejar correr
El reloj
En silencio
Como sentado en las gradas que conducen
Inevitablemente
Al paso nuevo del tren
En la infancia
Aunque supe siempre que a nadie buscaba
Y a nadie esperé jamás
Como hoy
Como anoche
Como anteayer
Mañana es muy lejos
Es demasiada extensa la vía
Que recorro
A tu encuentro
Vida mía tan encima y tan lejana
Vida mía
En la enfermedad de tocarte el recuerdo
Besarte el recuerdo
Abrazarte el recuerdo
Y parece que todo estuviera de más
Tanta vajilla
Tantos platos
Tantos vasos
Y sin poder recorrer la casa silenciosa
Que dibujo pintada
No vacía.

03 noviembre 2003

Tengo un Manuel Rojas,
Un Khaler y un Galeano sentados junto
A mi cabecera
Para aliviar un poco la poesía
Con la extrañeza del tiempo combatido
En sus venas
Ajadas
Por el viento…
La lluvia
Afuera
Canta y sonríe de tanta abundancia
De tanto espacio para caer rendidas
Por lo que callados
Saben que el sol está por otro rumbo
En otra imagen
Que no deja descansar la ansiosa travesía…
Puede que volemos esta noche
Junto a las manos y los labios adheridos
A las mejillas
Entre los vítores del púlpito excitado
Por nuestra admirable existencia,
Por esta bendita osadía…
Y caen nuevamente las gotas
Antes dulcemente
Ahora cual cuchillas
Mientras en los bolsillos nada queda para beber
Una nueva copa
Mientras solitario viste un solo pucho
en la cajetilla mientras
la ampolleta es lo único que alumbra
mi sentencia
la poesía…

03 noviembre 2003

Dos narcisos silenciosos contemplan
Angustiados
La bahía
Junto a la única animita del camino una flor plástica,
Mientras ruedan los viajantes por las
Curvas rocosas de la ruta
Las olas parecen huir despavoridas
De la inquietante fotografía
Pero estos ojos no pueden descolgarse
De aquella imagen
Aún bajo la gran cubierta de este navío
Sin cartas ni instrumentos,
La luz parece que aguarda tras los
Nubarrones
Que no dejan de asolar al pueblo
Y la sonrisa espera también
por el día feliz de los abrazos
aquí,
nuevamente el frío
mientras amanece y permanecen contemplando
dos narcisos
soñando un poco mas de compañía…

25 septiembre 2003

Tus carcajadas volando entre los manzanos
Ya son recuerdos
Como tu voz elevada por el viento
En el patio que es mi bosque
Escondisteis
El brillo alegre de tus ojos
Para no herirnos
Con tu silencio
Más nuestro silencio
¿ por donde viajas pequeño amigo que de
tu olor no queda nada
hacia que rincones llevas tus nombres
esta madrugada?
No nos mientas para evitar las lágrimas
Sólo acerca tus mejillas
Para besarte el alma como despedida.

14 agosto 2003

Como veo pasar por los ojos del mundo
Tu mano oscura
La lentitud de tu veneno
La inyección
De tu sangre en los cuerpos
Cristalinos
Como niegas el brillo de las pupilas
La hojarasca en el rostro de los que alguna vez
Sonrieron
Llegas y te llevas los sueños prístinos
de los combativos del oxígeno
de los anhelantes de amaneceres bajo la luz
de la sonrisa
el descalzo caminar por la arena de la vida
de la mano de su mano
grandes y pequeñas como las esperanzas
palpitantes como las válvulas de los corazones
que se parten
se unen y se vuelven
a disolver…
vas y vienes en el silencio de la negra nube
amenazante
y nos robas lo que amamos
lo que esperamos levante nuestra gana
de seguir con la copa en alto
entre los amigos que nunca nos abandonan
y el amor que juramos defender
como las ideas que se nos escapan de las manos
como tu cuello
que deseamos estrangular hasta el hartazgo
hasta descubrir a verdad
esa que alguna vez incierta nos ocupa
y te vas
dejándonos tu rastro oscuro
en los ojos cristalinos de los amigos…

08 agosto 2003

No será el dulce susurro del viento
Entre mis dedos
Lo que me recuerde cuando ya no estés,
Tampoco
Será la luz del sol de junio intentando
Desalojar al frío de esta tierra
Y lo que aún no podré saber
En verdad,
Es en que color finalmente se tornó
El bosque al arribo del otoño,
Jamás de que siluetas se envolvió
El cristal de los ríos,
La ciénaga llamada a ser su depositaria,
Su confesora,
Cuando desapareció el Martín Pescador
De las cuerdas flojas sobre el San Luis
A dónde se habrá llevado la túnica
De lapislázuli y
Su corona troyana
El canto que me esperanzaba el día...
Y alguna que otra noche silenciosa
Tras las sábanas,
Tampoco será la blanca blusa del Gilberto
Y su desnudez tornasol,
El cambio a rozado o lila de sus abrigos
O sus mantas…
No será el turquesa de la bahía que
Poco a poco fue olvidándose de nuestros pies
Y nuestros rostros…
El único recuerdo que alojo es el paso
Del silencio entre los cuerpos
Durante los días templados,
Con su corte de sueños,
Las alzadas de los muertos
En las cabezas,
El viaje hacia algún punto irreconocible
Por la misteriosa luz de su trasfondo,
Dónde quedará esta tierra
Entonces,
Olvidada con su gente,
Atormentada de leña y teteras con agua caliente,
A donde viajaran ellos,
Hacia qué distancia,
Cuál será la definitiva morada
A la que confinen las futuras generaciones,
Torpemente,
Sin memoria,
Y sin ojos para reconocerse
Y sentir
No sólo el viento cuando
Susurra dulcemente por nuestros dedos...

Junio 2003
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2004

Y así las cosas vamos y avanzamos
Convidados a mirar sólo por el retrovisor
Pues
Como en la fábula
Puedes tu cuerpo en sal convertir
Debemos
Enceguecidos por una sola idea
Avanzar…
Y así las cosas se revelarán a nuestros ojos,
El misterio y el secreto,
Unidos del brazo danzando una polka yanki,
Mas
No buscamos aquellas veladas,
Con la verdad me consuelo,
Con una sonrisa vuelvo a volar
Al ayer,
A la infancia,
Y así las cosas…

19 febrero 2004

Vengo ya desde hace tiempo buscando
Razones, motivos o alguna verdad
Que me deje hablar solo contigo
De aquellos secretos que muerdes
De esas mágicas músicas que ocultas
Los rugidos de la noche
Muertos
Ya en madrugada

Concepción, 28 febrero 2004

Volví
Si
A verte con los ojos mismos
Bien abiertos para atraparlo todo
Si
Volví por un instante,
Un bello e inmenso instante y te viví
Me sacudí en tus brazos,
Me dibujé la sonrisa de tocarte
Y estás igual
Bien sabes que jamás he tenido un espacio propio,
Un lugar
Y sin embrago
Siento tu arena blanca en estos pies distantes
En estas manos
Y sonrío alegremente.

Laraquete, 01 marzo 2004

Es raro verme desnudo frente a lo inmenso
Pero más raro es dejar que inmenso me devuelva a la tierra,
De un golpe…
Sabrás por las nubes que no estoy
Que caminé por la arena hasta la orilla
Y volví 20 años a pesar de
La cantidad de agua y el viento transcurrido…
Ver el costado verde a tu diestra
Siempre curvado hasta caer
Se que aún el ombligo lo conservas al final de los rieles
Y como un mensaje
El cielo se descubre solitario
Con las bandadas marinas ululando sobre el mar…
Es el poder del oleaje
El viento aún salvaje del Golfa
Y la extensión infinita que lleva mi alma al sur…

Laraquete, 01 marzo 2004

Cuando la noche cae
Vuelve todo a iluminarse de violeta,
Mientras suena a contraluz la musiquita que oímos
Una vez que ha bajado el dolor,
La duda,
La desesperanza,
Incluso el miedo,
Regresando la dulzura con su perfume
Y las caricias cómplices
Con el delicado aliento del silencio,
Cuando la noche cae
Llegan tus ojos a buscarme y me encuentran
Ahí mismo,
Como un niño que ha perdido el hogar,
Vuelves con tus dedos una y otra vez a cubrir
Pacientemente los antiguos temores
Y como invitados a una gran fiesta
Bebemos del cáliz sacrosanto,
Hasta ver las llagas desaparecer.

Talcahuano 01 marzo 2004

Heme acá de regreso,
Entre el siempreverde enternecido
Bajo la copa de los Coigües y las Tepas,
Caminando por los viejos senderos del silencio,
Viajando por el canal sembrado de banderas,
Si,
Banderas,
Las únicas que han dado y seguirán dando
El pan a mis vecinos,
A mis nuevos amigos…
Aquí estoy
Contemplando como en la infancia
La vastedad del mar,
El sol hundiéndose en el recuerdo de otros atardeceres,
De otros caminos,
He vuelto
A perderme entre los rosales
Como en el jardín de la abuela que algún día viví…
He vuelto a ser quien alguna vez fui.

Cisnes, 07 marzo 2004

De beberte tanto he podido arrancar
Uno a uno los barrotes de mi cárcel
Aún presintiendo que la libertad
Engendrará en mí el caos
Y tal vez
De vuelta en vuelta
Alcance a colgarme nuevamente de tus dedos,
Nuevamente.

Cisnes 30 marzo 2004

Siéntome con el peso enorme
De la soledad en las espaldas
La aplastante mano del silencio
En mi cabeza,
Nada logra sacar un gramo de mi cuerpo
En las horas que el mate lograba
Tibio llenar las pocas
Palabras que volaban en el aire
Tras la cocina…

Cisnes 31 marzo 2004

He vuelto a sentir tu aroma dulce
Entre estas sábanas,
He vuelto a escuchar el susurro agitado,
Nuevamente
Y tus manos pasar fuertemente por mi cabeza
Y mi vientre,
Jamás te he perdido
Sigues
Alegrándolo todo con tu carnaval de risas
Y tus labios
Vuelven cada noche a dormirme
Como desde entonces,
Suavemente vas dejándome caer iluminado
Hacia otros lugares,
Donde he podido encontrarte,
Delicada,
Dejándote abrazar
Hasta morir,
De nuevo y despertar
Por el aroma dulce de tu piel.

01 abril 2004

La desgarrada luz se restriega en mis ojos
Cual hojas secas entre los muslos
De aquel otoño que dejamos oculto
En la infancia
Ahí
Sepultado con las risas de los amigos que
De ves en cuando rodaban por entre las vides
Mascando el trumao
Bañados en sudor…
Esta luz me estampa una palmada como
Despertándome de algo
A lo que aún no doy imagen, ni sonido
Piel ni voz
Algo por ahí que se manifiesta al acecho
Como una ola de su roca-presa!
Un sutil encanto,
Como en los escalones de la vieja casa
Descubrir tus enormes ojos rojos
Y después al voltear
También la sonrisa que te ató de por vida
Descubrir que el silencio siniestro
Es poder capaz de ocultar el miedo y la venganza
Después
Mirar nuevamente tu cuerpo flotando con acordes
Que ya nadie recuerda
Sino yo
Con la armonía salvaje de la candidez
Ahí
Solitaria entre las manos y los rostros de otros
Y otras
Ahí ocultado nuevamente aquello
Que jamás podrás revelar…
Ni yo…
Y regresa tras la nube momentánea
Este foco caníbal
Que retuerce mi rostro y lo dobla hacia
Adentro
Donde veo y descubro que ya
Será imposible dejar
De amarte…

25 abril 2004

Algo se oculta tras la cortina
Y veo en ellas
En sus dobleces
Ciertas manchas que asemejan gotas
De algo
Vino quizás
Tal vez
Pero es como si subiera desde los descuajados pies
Y
Se tumbase de golpe
En mis vértebras
Levantando mi cabeza automáticamente
Sea tal vez aquello que no se ve
Y
Que quizás se pierda sin ser oído jamás…
En fin
Ahí estaba aquella sensación cuando mis ojos
Volaron al recuerdo de la sangre en las cunetas
Y no pude distinguir si eran las telas de mi casa
Los paños con los que cubrían mi cuerpo
Cada vez que preguntaron,
No pude distinguir en esta fiesta qué significa
Seguir vivo
Si era realmente vino o mi propia sangre que salpicaba
A su vez por cada golpe de carabina…

29 abril 2004

Recuerdas cuando solías gritar a viva voz
Tu nombre
Contra el roquerio
Y pasabas horas eternas sentado buscando
Una imagen
La silueta sinuosa de un rostro
Que nunca llegó a tu lado…
A veces vienen lentamente
Fraccionadas desde lo oculto
Esas fotografías que nunca obtuviste,
La música tormentosa de las olas,
En las noches vacías de calor
El crepitar de la leña en la estufa oxidada
Que se quedó muerta de olvido
El cántico de la soledad
En tu piel
Y en tus manos un sucio papel que nunca más
Podrás leer
Que nunca más dirá tu nombre entre líneas
Y el saludo amistoso que quedó sepultado
Junto a las tortillas
Entre la arena caliente
Que abrazaron tus pies como la vieja alfombra
De aquella casa
La ventana espejo de tu mundo distante
El devenir de las gaviotas
Los cangrejos en la orilla de la playa
Y los besos de papá en la madrugada…
Ya nada de eso está en el camino,
Todo se fue,
Todo se fue,
Como la orgullosa canción revolucionaria,
No está más,
Todo se fue…

29 abril 2004

Y ahí
Frente a tus manos
El espejo empañado
Y tu rostro,
Húmedo por el calor de la tarde
Y el alcohol que aún no probabas
Todo está ahí
Aún,
Esperando,
A tus hijos
Para que se suban al tren,
A uno parecido
Con su contorno de oxido y olor mustio
Dispuesto a cobrarles el mismo precio en nostalgia,
Por un pasado construido de sueños
Que ahora son
Aquello que pudistes dibujar
En la vieja hoja del cuaderno
El norte arriba y el sur allá lejos
Y ahora es
El sur en la piel
Y el resto allá de insuperable distancia
Aguardando
El próximo convoy al destierro
De una vida que nunca fue tuya,
Solo hoy
Tu eres quien quiso ser,
Quien lloró por lo que despiertas hoy
Por lo que bebes hoy
Por lo que respiras hoy
Cuando en un acto revolucionario y destructor
Te paras frente al espejo
Y encuentras ese mismo rostro seco
Y ajado
Por el paso de miles y miles de horas deyecto,
Imaginando
El camino que no tomaste
Y por el cual eres feliz hoy…

29 abril 2004

Mensaje en off de nosotros para nuestro(a) hijo(a)

No dejes que caiga
En este espacio de saltimbanquis sin seguro
Para poder mirarte a los ojos limpio
Y contarte
Una a una las historias que aprendí en el camino,
En el mismo donde no existen las despedidas.
No dejes que caiga
Y pueda cantarte al oído viejas canciones nostálgicas
De cómo queríamos darte un mundo
De cómo buscábamos una palabra que se transformara
En cuerpo,
En caricia,
En destino…
No dejes que caiga para poder abrazarte
Y cubrir tu pequeño cuerpo del frío,
Del manto feroz y despiadado del tiempo
De la oscura ventisca asesina de sus códigos
Del retorcido alimento que aglutina sus cabezas sucias,
No dejes que caiga y podré besar uno a uno los dedos
De tu pequeña mano,
Calentar tus delicados brazos con esta piel abollada
Peinar dulcemente tus cabellos,
Respirar tranquilo junto a tu pecho
Para aprender unidos que seguimos vivos
Y perpetuar la victoria que soñamos
La sonrisa celeste y esta calvicie oportuna
Para recibir tu tibio aliento en aire fresco y limpio
Sonreír cada mañana
Y cada paso por el único hecho que esté aquí
Nuevamente,
Materia humana,
Entre nosotros,
los que hemos sobrevivido…

29 abril 2004

El Aullido de los lobos ha cesado
En mi cabeza
Viaja silencioso por las calles desiertas
Un rumor de aleteos
Semejantes
Al paso rasante del albatros
Pero es algo más que eso
Es la esencia misma
Del misterio
Y la locura

21 mayo 2004

Compañero seguiremos adelante
En la búsqueda
De la justicia humana
Compañera ahí vamos
Paso a paso
Dibujando la alborada
Si,
Como si lo único en el camino
Fuese ello
La luz de la mañana
Ahí voy

21 mayo 2004

Hemos visto volar las nubes
Y las promesas
Bajar con las aguas de la lluvia…

21 mayo 2004

No es menos cierto qué
Aún siendo quienes
Los vados de la noche
Han detonado sus explosivos en
Nuestras conciencias…
Y
Aún nuestros lazos
Los nudos se han visto en nuestras gargantas
Y no
Precisamente
De corbatas…
Vida hace tanto que sin ti he venido
Respirando
Artificialmente y hoy
En este instante de silencio
Puedo
Decirte igual que ayer
Y que tantas mañanas de esas
Sigues resguardada
Muy tibia aún
Aquí adentro
Y creo que al igual que en la primera línea
De esta guerra continua
Puedo gritarte muy suavemente
Con las manos en tu cabello
Que
Aún siendo quienes
La noche ha detonado inútilmente
Sus vados en nuestras almas…

09 junio 2004

Mmmmmmm?, para ellas!

Ja!
Siento que la montaña está bajo mis pies,
Me veo sonriente y de la mano
De 2 pequeñas
De las cuales cuido como llamado a proteger
El mandala
Como guardián de las cavernas esas,
Llenas de mitología
Y aquí voy
Con mis doncellas por el lomo del océano
Cabalgando
Como siempre!
Y sonriente
Ja!
Si
La montaña bajo mis pies…

19 junio 2004

Corpus Christi

Nunca el silencio ha sido tan dañino
Como cuando
Desde mis ojos divisé los tuyos
Llenos de mentiras
Llenos de miedo a enfrentarte a ti mismo
Y
Reconocer a viva voz la propia muerte
Mientras
Eran otros los que nunca más verían
A sus hijos
A sus padres
A sus hermanos
A sus amigos
A sus mujeres-hombres,
Dañino silencio de la distancia
Que evita los espasmos que siento hoy
En estas manos,
En este estomago
Por lo que deseo hacer con tu rostro
Y con cada uno de tus dedos
Y tu garganta
Y al igual que hiciste a esos
Y esas
Otras y otros
Romper eléctricamente tus genitales
Y dejar enterrada a la poesía
Por muchos años en el patio de mi casa
Y coger un cuchillo
Para salir puerta a puerta
Viendo a los ojos a quien abra
Hasta dar con tu rostro
Y destruir definitivamente
El daño que sigue provocando
El silencio en este país.

Julio 2004

Hoy las estaciones han dejado sus pasillos al olvido
Ya no son los mercados ambulantes
Donde los viejos amigos, de antaño,
Se reunían
A conversar del día
O a beber una fría cerveza…
Ya no se escuchan las risas de las vendedoras
Al bajar presurosas de los vagones en movimiento
Ya nadie despide con lágrimas al hijo
Hasta el próximo verano
Ni las enamoradas sueñan con sus príncipes
Llevándolas a la capital en el “Nocturno”…
Hoy vemos transitar a los parroquianos
Por las veredas mustias
Cabizbajos,
Sin sentido.

Nunca el viento golpeó tan fuerte
Mis manos y mi espalda
Como cuando
Desaparecieron las grandes murallas
Los espacios de libertad para la masa,
El tráfico de especias
En los andenes que ya no son
En los fantasmas de ayer…
Sube sigiloso el día como
Tras la lluvia el vaho allá
En Cisnes
Mi tierra
Mi Jerusalén
Pero los gritos siguen irrumpiendo
Del pasado
De la gloria extraviada,
Como una pesadilla colectiva
Que nadie confiesa tener y sin embargo
Rezan por sepultar…
El miedo y la vergüenza
De quedar sin nada por y para
Aferrar
A los hijos que alguna vez al mirar
El eriazo paisaje de fierro y espejos
Pregunten
Alguna vez,
¿Por qué el viento sopla tan fuerte?
O
Simplemente dónde quedó la muralla que
Libraba a los campesinos
Del hambre y del silencio,
Que libraba a los amantes de los ojos
Y los sermones
Que a los niños como nosotros
Permitía volar hasta lugares
Que nadie más
Conocerá!!!

Concepción , 12 agosto 2004

Estación

Las manillas del reloj quedaron detenidas
A las 5 y 10
Nadie exactamente sabe si fue
Luego de salir el turno último
O al entrar el primer fantasma al andén
Los vidrios rotos
Reflejan las sombras del abandono
Los ocultos espacios entre los viejos amigos
De la Santiago Watt’s
O los nuevos sin pasado pasamanos
Las boleterías
Han olvidado los trozos de cartón impreso
Que algún pariente cierto día cortó con
Su extraño alicate muerde-pasajes,
Ahora,
Creo
Que se venden con una tarjeta CMR
Que jamás sentirá el sonido de las palmeras
A las afueras del reloj desvanecido…

A Martín Amaru

Un manto de agua cubre la ciudad
Del reloj asesinado
Una suave llovizna que me devuelve al sitial
Donde alguna vez dejé la semilla
Que hoy se va con nosotros
Para que respire un palmo de eternidad
En la belleza del silencio
Con cada árbol que dibuje en las primeras incursiones
Y con cada recuerdo que se adhiera a sus pequeñas manos
Cada vez que salude a los mismos viejos amigos…
Y no será doloroso levar las maletas
Ni despedir a los parientes con lágrimas cada vez
Será el mismo alivio
El mismo deseo de permanencia
En los rincones
Llenos de agua…

Concepción, 27 agosto 2004

Tal vez existan cosas que nunca nos diremos
Y quizás
No sean necesarias
Pero asegúrate de vaciar siempre bien los bolsillos
Para que nada se sorprenda escondido
Ni menos aún olvidado…
Evitaré subir los tonos al momento de
Confesar los errores
Y pedir perdón será pues
Un canto de amor a los oídos más ruines
Y buscar los regalos
Las sonrisas infantiles
Un labio atravesado al despedirse,
Una caricia solapada,
Un segundo encanto…
Tal vez existan cosas que nunca nos diremos
Pero serán reemplazadas las palabras
Por los cuerpos y los labios…

Concepción, 29 agosto 2004

A Martín Amaru

Cada vez que asome una lágrima podrás desear
Volver al nido en silencio
Y ahí
En ese altar sacro aguardaremos los mejores días
Para perpetuarnos
En la infinita búsqueda
Esperaremos también a la muchedumbre toda
Que baje sonriente de los trenes
Como en las fotografías que seguramente
Grabaré en las tablas y los metales de tus sueños
Esperaremos el día en que flameen en todos los corazones
Las telas libres del mundo mejor
Las telas grises de la lluvia que a la tierra alimenta
Y a nuestros vecinos bendice con el pan
La sonrisa de los “chicos” en nuevas botas
Y la nuestra
Viéndote crecer feliz
Seguro
Entre la espesura del follaje
Bajo los mantos del silencio
Y la mirada de tu madre que como siempre
Llevará a nuestras almas el alimento
Para continuar en la recta línea de la esperanza
En la verdadera naturaleza de la felicidad humana
El amor por la tierra
El agua, los cuerpos,
Las manos y la sonrisa en todos los espejos
Y todas las lágrimas…

Concepción, 28 agosto 2004

Volver,
Volver
A la tierra prometida,
A la cuna somnolienta
Al principio del abismo
Volver y regresar
Como los niños enlutados
Con los ojos hinchados de tanto ver el mar
Durante las noches
Contando las horas y tachando los días
En los calendarios…
Volver a sentir
El viento helado en las manos
La lluvia en el rostro al caminar
La sonrisa de los vecinos al sabernos juntos
Otra vez…
Volver
Al mar!!!

Concepción, 04 septiembre 2004

PATRICIA

Quisiera
En 50 años más verte despertar
Desnuda junto a mi cuerpo
Sonriente
Acariciar como siempre tu costado izquierdo
Y beber
Del té que preparas en las mañanas…
Quisiera
Sentir que se te eriza la piel
Al disfrutar de los besos prodigados,
En ese largo tiempo de espera
Lo observaré todo para contarte buenas historias
Y alimentar con ello
Las fogatas de la esperanza,
Reír junto al mar descalzos recordando buenos tiempos
Sobre esas aguas de piedra…

Concepción, 04 septiembre 2004

AMARU

Sigilosamente avanzamos
El cachorro y yo por estas vías pedregosas
A las que jamás atendiera sino
Por efecto mismo
Y de lo suyo sin saber seremos
Sus depositarios hasta que se rompa
Nuevamente
Las cadenas del mandala…
Y hasta ahora sólo falta la arista que cierra
El mágico secreto que edificamos,
Como siempre,
Riendo y llorando
De que nada, al parecer es tan terrible
Y de que sea cierto…
Así vamos yo y el cachorro engendrado
Desde la estirpe de la serpiente…

Concepción, 07 de septiembre 2004

PATRICIA MIA

Seguimos esperándote
Pues sabemos que no sólo desde el sol
Se obtiene calor
Para una humanidad decadente
Nos faltas
Pues no sólo eres la suavidad de la espesura
Sino
El hogar que a los tres alcanza…

Aún aguardamos de tu alimento
Para acabar con el abismo
Y cerrar el mandala…

Concepción, 08 septiembre 2004

Vida mía

Puedo verte claramente,
Caminando por esa avenida sucia junto al mar
Con los ojos perdidos en el cachorro y en quien
Tal vez
Llegue a ser el más grande de tus amores
Puedo verte claramente
Como imaginarte puedo por esas calles
Que a ningún lado conducen,
Frío el rostro
Y las manos perdidas en los relojes que jamás
Poseeremos
Y ahí voy junto a ti de la cintura colgado
Atrapándote con mi nariz hasta morir
Hasta morir
Para que el macabro gris del día no se meta
Para adentro más allá
De la retina mi amor,
Para que ningún rostro se haga recuerdo en tus oídos,
Ahí voy
Señalando con el índice las posibles
Rutas al oriente escondido
Del nido
De nuestro pequeño rincón lluvioso.
Hacia allá es que iremos
Pronto ya no dos,
Allá vendrá de nuevo la imagen clara
De los días felices y vacíos
Y podremos reír a carcajadas
Por las aventuras que aun quedan
Por la vida que nos viene a la casa a visitar
Como si fuese el salvavidas
El premio a la consecuencia de llevarse a uno mismo
Y consigo a los demás
Ahora tres arrastrando a esos tres que vemos por dentro
Y te sientas un poco más aliviada
De que pronto acabará algo para
Volver a vernos claramente
Caminando por las orillas del mar.

Concepción, 08 septiembre 2004

Los caminos agotan
Pero hay que seguir,
Ya no importa tanto la finalidad,
El azar te atrapa al fin y al cabo
A lo que no puedes oponer
Ni tus ganas ni tu voluntad
Y aún así
Podremos subir todas las cuestas,
Encadenados para siempre a la roca
En el fondo del mar por la que hemos muerto
Y regresado al suicidio
Una y otra vez insistentemente
Pues
Además de rodar una tras otra
Jamás podrá detener la rueda
Ni las inalcanzables metas que se
Escaparán
Cada vez más.

Concepción, 11 septiembre 2004

A tumbos voy y avanzo
A tumbos caigo y me levanto
A tumbos la vida entera…
Y no consigo apartar de mi esa carga,
No consigo descansar un poco
Frente
A los ojos marchitos del mundo…

Concepción, 15 septiembre 2004

Aquí estamos
Viendo al mundo desde sus pies
Boca arriba,
En la incertidumbre
Los tres dispuestos a no dejarse caer por la angustia,
Aquí estamos
Ya hemos abierto nuestras maletas
Y los colgadores de ropa han vuelto a sufrir
El cariño de los parientes,
Mientras nos movemos lentamente
Como buscando la extraviada moneda en el camino
De regreso a casa…
Aquí estamos
Esperando algo parecido a una señal
Que nos indique
El descanso o el movimiento.

Cisnes 04 octubre 2004

Patricia mía

Cuando azoten las tempestades
Los muros de tu cuerpo
Ahí estaré para aliviarte las heridas
Cuando el resplandor se aloje en tu mirada
Y tus palabras
Sean dagas para mis manos
Aguardaré cercano a que apacigüen las aguas
Para abrazarte y susurrar en tu oído
Y en tu cuello
La tormenta ha pasado
Estoy aquí contigo y te amo…
Desde antes busque sin dar a cambio
Y ahora exigido frente a la vida
Bajo los brazos para que golpees una y otra vez
Hasta caer rendidos
Y desnudarnos
Hasta caer rendidos…

Cisnes, 05 octubre 2004

Parece que algo acabó por huir de si mismo,
Las gotas negras que arroja cada negro día
Van a dar
Todas
Al mismo oscuro fondo de mar…
Cada una arrastra algo de nosotros
En la vertiginosa carrera a su destino,
Entonces
Se elevan con el sol que se ha extraviado
De igual forma
Y juntos los caminos de la nada caen
Como en un juego circular eterno,
Nada se detiene
En la calle o en las esquinas,
Ni el viento, ni las nubes
A hablar conmigo,
Nada,
Todo todo todo
Sigue su retorno,
A la noche macabra que encierra infancias
Al día no permitido,
Al día prohibido,
Así,
Cada negra gota se lleva algo de nosotros
Desnudando la luz de los cuerpos
Hasta perderlo todo
Hasta morir de frío…
Con los brazos endurecidos y en silencio.

Cisnes, 06 octubre 2004

Este mundo está cada día más muerto,
Cada vez más aburrido,
Pues siempre son las mismas manos
Las que mecen felicidades
Manos con sangre y dinero entre los dedos,
Abrazando siempre a la peste
Como a una más de sus gavillas,
El poder, la mentira y el asesinato…
Limpiándose la imagen con la caridad
Y a la vez provocando el hambre,
Este aburrido mundo
Está cada vez más muerto,
El tedio ha venido ya a alojarse
Entre la gente
Para que la imaginación pase al olvido…
Mantendrán así al mundo
Cada vez más muerto
Y cada día más aburrido.

12 octubre 2004

El asqueroso estado de conformidad
Hace que la mayoría abra gustosamente
La boca
Para recibir las limosnas…
El estado falso de normalidad gatilla en mis humanos vecinos
La sordera, la ceguera y la mudez,
Sin escuchar a los que torturados
Gimen por su dolor
sin ver a los que obligados por el desprecio
deben comer la mierda que arrojan en
las plazas a las palomas
y sin gritar a la cara y a los ojos
del resto indiferente
que caminan todos seguros y alegres
por el tablón de babor
directo a las mandíbulas de los tiburones
el poder, la mentira
y la muerte.

12 octubre 2004

Para Francisco González

Un amigo junto al otro
Y ambos en el mismo muro
Los vientos se han congelado en las claras velas
De los botes
Y ni aún la gaviota inmóvil podrá levar sus ansias
Para volver
Desde cualquier lugar hasta
Donde siempre ríen,
Por lo mismo alcanzado
Algunos segundos de eternidad…
Un amigo sabe que jamás ha de volver a la muerta tierra
Y que desde el oleaje vivo al descansado
Devenir
Volverán a abrazarse como siempre,
Riendo y llorando porque todo ha caído
En sus manos
Y le han devuelto a sus orígenes,
La nada,
Esa cautivante mirada que a ambos
Enamora
Por su explicación vacía
Y desde ahí mismo vuelven a viajar
A remotos sitios
En que alguna vez niños soñaron
Cuando
Arreció el miedo
Y el frío
Ahora
Fijos tras el muro ríen con los ojos
De quienes van y vuelven
Contagiados
Por la luz que mata cualquier olvido

18 octubre 2004

Desde los verdes desiertos vengo viajando
Con la rabia adosada al alma vengo,
La lluvia que todo lava aún no puede conmigo
Esta sucia manta quedará así dispuesta
Hasta que vea una sonrisa
En cada mirada
Hasta que los juegos sean parte de los días
Y los niños deseen matar verdaderamente
El tiempo
Ese que falta…
Vengo de la ensenada,
De Gaviota y de Gala vengo
A poner sobre la mesa mi arma,
Mi letra
La voz y la bala señor vengo!
Porque no llegó a mi caleta “esa” plata,
Porque se vistieron con mis ropas sus lacayos
Y el pan de mis hijos
Descansa en sus panzas…
Vengo señor le he dicho!
No sólo con voz y letra
Sino también con el alma mala,
No a pedir
Ni solicitar por escrito señor
Vengo a buscar “eso” que a usted le sobra
Y a mi familia falta…
Señor vengo!
Ya nadie puede encenderle velas a la esperanza
Salió arrancando por miedo a caer al agua
Temor a perderse en la huella, la senda
Rumbo a mi casa, mi rancha…
Vengo ya sin juicio ni oído ni disculpa
Sin respeto a su traje y su sillón vengo
Ya dije
Con la letra, la voz
Y la bala pasada…

27 octubre 2004

El esperado día llegará tarde o temprano
Vestido de rosado como en el ‘17
Y como en aquello años se irá consolidando
La voz amarga del pueblo
En todos los sillones,
“llegará el estruendo de las balas
el dulce cántico de la esperanza…”
y ya no tendremos que rezar
o pedir a celestiales fantasmas
eso que conquistaremos con las manos
con la sonrisa incrustada a los labios
con la tranquilidad de prometer
el mejor mañana,
la tierra para trabajarla,
el pan es de todos y todas
y el agua caerá sobre las cabezas
como el bautismo de los creyentes
más no mojará solamente sino
hará brotar en cada piel y en cada alma
la libertad que conquistaremos,
en silencio
o con las armas…

31 octubre 2004

Cuando estos huesos en harapos
Envueltos
Definitivamente reposen en la nada
Ya habré vivido lo suficiente como para
No esperar demasiado,
Me sumergiré en el océano
Por donde he venido
Y del mismo modo
Navegaré por sus mareas despreocupado
Uno a uno los canales,
Como en la canoa el Chono antiguo,
Al Yámana,
El Alacaluf,
Nadie podrá levanta su mano autoritaria
E impedir el avance libremente
Por los bosques sumergidos
Y entonces la tormenta
Aquella por la que desgaste mis días
Se elevará con el gentío,
En el tumulto,
Las banderas dirán futuro
Mañana rojo y negro cielo
De los corazones encendidos
Y despertaré
De tanto llanto
De tanta risa,
Por tantos gritos
Así el recuerdo de la obra saltará como lava
Desde la tierra
Y los hijos
Y los nietos
Encenderán desde los seis rincones del universo
Las barricadas
Para marcar el inicio
Para señalar el comienzo
De mi descanso en la silenciosa eternidad
De la nada.

02 noviembre 2004

Lamento confesar
Que desde mi reducido imaginario
Nunca nacerá
Siquiera
Algo similar al perdón
Lamento
Pero no creo que deba siquiera pensarse,
Desde mi reducido imaginario,
Una idea de tal indecoro
De tal inmoralismo
Un anti- valor tan bien custodiado
No puede ni debe
Desde mi reducido imaginario
Acusar recibo de tal “alumbramiento”
Por lo que debo avanzar marcado
Con ese dedo en la espalda
Ese dedo con la mirada asombrosa
De quien come de la basura oficial publicitaria
“el que a hierro mata… dice y educa
mi abuela
y ya dejé de balancear lo que la mayoría
ciega
desea para un agónico futuro en miseria
pues
toda herida que no cierra
sangra
por eso y 4000 mujeres
niños
y compañeros
dudo que algún día
desde mi reducido imaginario
nazca
algo parecido al perdón.
Al enemigo Ni agua.

08 noviembre 2004

Como si una mano hubiere detenido la disparada bola del tiempo,
Me veo de pie junto a la puerta
Pero no se a razón de que despierto aquí
Lo claro es que he amado a una mujer de hierro
Que similar al metal
Puede quemar o perderse en el más absoluto de los silencios
Y así
Vengo con un par de calendarios viajando a través
De la sábana distendida del tiempo
Y reviso las semanas
Y veo los giros, los vuelcos
Y aquel metal ya se ha desvanecido
He encontrado al animal primero
Resguardando la presa y el crío,
Como desde el inicio
Veo
Y así continúo paseando la mirada
Contando calendarios y caminos
Por los que he sobrevenido
Y ahora que en la ruta uno más se ha sumado
Hemos adquirido el ojo previsor que antes
Escondido
Ayudó a sorprendernos de la vida y sus colores
De los saltos y los golpes
Y ahora
Las sorpresas vendrán ya en siluetas,
Ahora
Que se ha sumado uno más a la ruta
Y me puedo ver
Aquí detenido
En una esquina viendo dar botes a
La gran bola del tiempo.

18 noviembre 2004

He sumergido mis manos
En el centro de tus entrañas
Para obtener algún rastrojo de alimento
A mis vecinos
A mis hermanos
Así fue que descubrí la grandeza de tu piel,
Caminando por tus laderas,
En el filo
Ahora puedo sonreír pues dejaste abiertas tus venas
Y navegue simplemente.

Islas Galas, 25 noviembre 2004

“ Moi seul contre l’humanité”

(leautremont)

Sin lugar a dudas
Sin dar posibilidades al zar
Abrázome a la vida como si esta
Se arrancara de mis manotazos y
Olvidase a uno que le amó simplemente
Sin complicaciones mayores
Ni
Dejos anómalos de conformidad sino
Buscó en ambos lo mejor
Para dibujar frente a los ojos del mundo
Ciego
Un arco-iris que bañase de luz y mariposas
La mísera existencia
De y para
Los vacíos y solitarios corazones
Que deambulan cual fantasmas en silencio
Por la vida y sin dar lugar a la duda
Negando posibilidades
Al azar.

28 noviembre 2004

Vuelca el día todo su adentro
En el día gris
Toneladas de agua-lágrima disparada como una
Condena
Por los días que pueden restarnos
Así los calendarios qué
Quizás
Algún día nos abandonen
También
Con el viento
Las flotas sonrientes del monopolio
Todas
Sonrientes
Junto a la lluvia me ven
Caminar
En silencio
Con ciertas imágenes en los ojos y
Ciertas sonrisas
En el alma.

04 diciembre 2004

Un hombre de espalda a la montaña
Solitario mira el sol reflejarse en la bahía,
Un hombre solo
En la soledad del día más distante
Escucha desde lejos
Las alegres carcajadas infantiles
Y ve pasar a sus espaldas
La vida, el amor y la esperanza,
Pero
Sentado de espalda a la montaña
Con la mirada perdida en la extensión
Del mar
No ve más allá
Que su propia soledad
Su propio abandono.

Navidad
2004
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres